Notas de Moldavia: Dias…

De hecho ellos siempre estuvieron allí, aunque ahora, sin dinero ni un futuro claro, la ilusión campa a sus anchas de la misma manera que lo hace el desespero.