Una tarde cualquiera de Octubre…

El general invierno, se ocupará de acabar con esta desgracia humanitaria, me soltó un alemán cuando devolvía el coche de alquiler. Llevaba un bocatta de lufthansa medio en la boca medio en la mano, mientras una gota de algo parecido a la mostaza parecía enganchado en su barba