Covid-19 La Vacuna.

Voy a vacunarme, ya vés que alegre se le pone el cuerpo a uno, cuando durante todos estos meses de “pandemia”, empiezas a ver que de ponerse enfermo te podrás poner, pero que almenos no acabarás culo al aire e intubado.

He sido un gran consumidor de noticias, algunas lúgubres y otras no tanto, aunque la gran mayoría lindando el abismo del apocalipsis mundial y personal, y ahora, justo esta tarde, voy a chutarme para el bien de la humanidad y el mio.

Da como cosilla, a mi nunca me han gustado ni las jeringuillas, ni las agujas ni las rubias de pote y mucho menos las aceitunas de manzanilla, pero si bien para estas dos ultimas tengo que hacer un esfuerzo enorme, para la vacuna me dejaré hacer lo que sea, me voy a convertir en un hombre objeto, gritanto “ponedme dos” en la cola,  seré hasta simpático si hace falta. Soy un tipo esencial que no forma parte de un colectivo esencial, y esta ha sido mi desgracia el asimilar-me la gente a ese grupo de población tan marginal que esta entre los 40 y los 50. 

Me hace ilusión, tener la extraña seguridad que es un pequeño paso para la humanidad y uno tremendo para mi. Dejar de vivir con el cangueli constante de que te pille un jamacuco ya sea por un descuido o porque al final te pilla sin confesar en cualquier esquina del barrio. Y es que la vacuna no nos salva de nada pero almenos si que nos evita pasar por algún intríngulis desagradable. Es un poco como el que tiene un pie gangrenado y sabe que si se lo cortan quedará cojo toda su vida, en lugar de pasarlas putas, o el que le pillan con una chuleta sin habérsela tragado. Enfin, que voy animado a que me inyecten en mi musculoso brazo, algo que no se bien bien que es pero que me salvará quizás de algún malrollo hospitalario.

Esto de la vacuna es como lo de la primera comunión, una gran fiesta! Así como con la comunión yo fui un negacionista de pro, con lo de la vacunación claudico. Lo de la salvación eterna no deja de parecerme un poco arriesgado como concepto, pero ahí van los números con cualquiera de los chutes que nos pongan, mueren menos y lo pasas mejor, en cambio lo del cielo… puede ser muy aburrido (entiendo que el altísimo no lee mi blog).

Desde aquí dar las gracias a todos los que se han vacunado antes que yo,  que hayan podido sufrir efectos secundarios, gracias a todos para que yo hoy pueda vacunarme con la seguridad de que a lo mejor solo estaré fuera de juego unas horillas, al caso un dia o dos. También ofrecer mi amistad incólume a todos los que si los vaticinios de mis hijos adolescentes se cumplen, se conviertan en zombis en breve, soy un tipo simpático que arrastraré mis carnes con ellos por las calles de nuestro pueblo.

Finalmente, y solo para que quede constancia, la expresión “inmunidad de rebaño” siempre me ha parecido tremendamente irrespetuosa con la clase humana, es para animales, y nosotros aparte de estar en el top de la piramide, nos merecemos de largo un trato mejor.

Como le decía a mis colegas en la universidad, tu pincha aquí nena que no me sacarás la sangre!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s