Miedo, soportable…

el

No puedo dejar de pensar en los momentos de incertidumbre que se ciernen sobre nosotros estos próximos días. Es una sensación extraña, como cuando uno responde a algo sabiendo holgadamente en el tiempo, que la respuesta traerá consecuencias imprevisibles.

Mis amigos del resto de España, o aquellos que de alguna manera u otra coexisten en mi Facebook conmigo han expresado ya sus opiniones. Yo las siento filofascistas, retrogradas, y empiezo a intuir que la historia que estudiaron en el colegio, no és la misma que la mia. Ellos piensan lo mismo de mí, quizás cosas peores: creen que adoctrinamos a los niños en la escuela, y que utilizamos a estos mismos y a ancianos como escudos humanos. Mientras, miles de policías, dopados hasta las cejas reparten hostias a diestro y siniestro a gente con las manos alzadas que solo piden expresar una opinión.

Si el Referéndum es ilegal, y si no vale para nada porque se emplean tan a fondo?

Cierro los ojos y la verdad es que siento un miedo absurdo, no paraliza, aun no, pero me pregunto cuando dejaremos la estética para empezar la epica de todo esto. Mi amiga Silvia en Madrid escribe en su muro que dejemos de hacer el gilipollas, el resto la siguen y la corean… Roger y yo tratamos de explicarnos. Finalmente desistimos y nos vamos a dormir. Me levanto por la mañana y tengo 37 notificaciones del mismo post. Dejo de seguirla en Facebook: he de reconocer que ella y sus amigos me provocan arcadas. Como su rey ayer por la noche y la historia que les enseñaron en la escuela.

Me paro a pensar: no hemos pegado a nadie, no hacemos nada malo, no somos agresivos. Son las siete de la mañana y mis hijos se despiertan, saludan en Alemán a su madre, es austriaca, siguen la conversación en ingles que tenemos ambos: siempre los temas operativos del día, quien va a buscar a quien y cuando se va su hermana y cuando vuelve y esas cosas. Salimos en tromba de casa. Son las 8 y media de la mañana, y el mayor me pregunta con una sonrisa: “parte de heridos de hoy, papa?” Me rio…y no me rio. Los niños se acostumbran a todos, aprenden rápido, están aclimatados. Me rio, le doy al pedal y enciendo la moto, y voy hasta la escuela. Me espera otra ración de videos de violencia policial, de lo malos que son los polis españoles y tal. Francamente creo que los malos son los que les dan las ordenes, ellos son simples becerros a 1000 euros al mes, con pluses por eso y lo otro… Pienso que deben de estar muy mal pagados para venir hasta a qui a pegar a iaias y tal por España, el rey y la constitución. No me la he leído ni yo y soy licenciado en derecho y alguna cosa más, dudo que estos lo hayan hecho. Les reprocho la violencia gratuita, el resto es su trabajo, y sobretodo les reprocho la estupidez animal en el poco discernimiento entre el bien y el mal. Y no hablo de referéndums de unidades Españas, de los borbones o del PP, hablo de si esta bien pegar a un abuelo, o a un niño…por España y por la constitución.

Llego al despacho, ese despacho donde me siento en franca minoría. Pero me es igual: conecto mis auriculares al ordenador y me meto una ración directa a la vena de COPE. Si supieran como me pone escuchar la COPE por la mañana… Recibo los primeros correos, respondo. Mi empresa se hundirá con la independencia: no deseo nada más últimamente en este mundo que tener buen sexo y la independencia de mi país…. Mas mensajes en el muro de Silvia: creía que ya no la seguía. Una chica de Munich me recuerda la historia de su país. Sabe poca historia creo. Pero no perderé el tiempo en ello.

Estoy agotado, dormimos mal desde hace días, tenemos las despensas llenas y estamos listos. Listos para qué me pregunta un amigo de mi mujer desde Austria: listos…simplemente listos. Es como si fuéramos a un matadero con la cabeza bien alta, hoy son 15.000 maderos en la calle pasados de rosca, a media tarde parece que desde Zaragoza el ejercito ha mandado avituallamientos: literas, tiendas, purificadoras de agua de campaña. Eso me hace pensar en un generador eléctrico.

Parece mentira que a estas alturas piense en esto: pero no nos dan otra opción.

Todos sabemos que si no metemos toda la carne en el asador esta vez, España no perdonará, ellos nunca perdonan.

Tengo miedo si, pero tengo la cabeza bien alta, y no la pienso bajar.

http://www.bbc.com/news/av/world-europe-41463955/catalonia-referendum-violence-as-police-block-voting

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s