Los Ultraman del Sexo, 101 cosas que Marc odia y yo completo.

 Los “ultraman” del sexo.

Son todos aquellos que presumen “urbi et orbi” de practicar sexo coital- hasta su consumación, se sobreentiende- varias veces en una sola noche y hasta durante varias noches seguidas y dias y dias y dias que son hasta treinta durante las vacaciones de verano.

  • “ Ayer le eché cuatro, o cinco, o seis o siete….”, proclaman orgullosos de su gesta y de su capacidad sobrenatural. Luego te hablan de sexo tantrico en el gimnasio cuando vuelven de correr 20 kilometros por la montaña…

Siempre he pensado que, además de agotador, debe de ser un auténtico coñazo despertarte varias veces por la noche para cumplir con tus obligaciones de súper macho. Me pregunto cómo coño lo hacen para no dormirse o para estimularse de nuevo para la tarea. Utilizan un despertador o directamente no se duermen? No es mejor dormir tranquilamente y volver a copular transcurridas unas horas de descanso? O no copular hasta el mes siguiente como hacen la mayoria de los mortales no entrevistados en la tele o llamados por teléfono a según que horas de la noche por una empresa de sondeos?

No son las medias verdades o sus mentiras lo que detesto de estos Pinochos sino el hecho de que todavía no se hayan dado cuenta de que en el campo de batalla sexual, al no estar condicionada por factores de irrigación sanguínea que les posibilite la erección, es la mujer la que tiene siempre la iniciativa ( y cuando digo siempre es siempre) y que los hombres somos perdedores de antemano; sus hazañas no son la consecuencia de sus antojos y de su pretendida capacidad de dominio de la situación sino fruto de la voluntad y consentimiento de ellas. Además debemos de ser muy cautelosos en explicar tan extremadamente licuosas hazañas, puesto que estas escuchadas por un adolescente, lleno de granos y testosterona, puede llegarle a provocar la muerte si decide hacerse un solo y reventar la manivela para ver hasta donde llega esa noche.

Exceptuando algunas culturas ancladas en la edad de bronce en las cuales le es permitido al hombre violar impunemente a sus mujeres-lo cual resulta repugnante- en nuestra cultura occidental son ellas las que deciden cómo, cuándo, con qué frecuencia y con quién se acuestan. En definitiva, menos lobos, caperucita. De todas formas, si quieren seguir engañándose y seguir haciendo el ridículo que lo hagan, que yo me seguiré riendo lo mío.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s